blanqueria logo top
 
     
 

Tela de terciopelo

Para comenzar a hablar, diremos que la tela de terciopelo, es un tipo de tela afelpada en la cual los hilos se distribuyen muy uniformemente, con un pelo corto y denso, dándole una suave sensación tan conocida por todos. La tela de terciopelo, se puede hacer de cualquier fibra, se teje en un telar especial, que hila dos pedazos de terciopelo al mismo tiempo.

Los dos pedazos, entonces se separan y las dos longitudes de tela se colocan en rodillos de posicionamiento separados. Si tenemos que hablar de las desventajas, podríamos mencionar la única, que tiene, que es difícil de limpiar, pero es solamente a seco, ya que si colocamos una prenda de tela de terciopelo en la lavadora, ésta se arruinaría. Haciendo un poco de historia, diremos que esta tela, tiene sus orígenes en el lejano oriente, las referencias más antiguas aparecen hacia principios del siglo XIV.

Las características mas sobresalientes del terciopelo, es la suave profundidad del color que esta tela posee, y eso lo hacía perfecto para lucir en los trajes oficiales y colgantes lujosos, de las épocas medievales. Una de las telas más suntuosas en esta época eran los terciopelos italianos. Tenían diferentes ornamentaciones, con técnicas tales como variar el color del hilo, y producir el hilo de diversas longitudes, por ejemplo el hilo doble, o entretejiéndolo con lana, con hilo sin cortar, con una base de tejido dorado.

tela-terciopeloEn cuanto a la tela de terciopelo artística, tuvo sus orígenes más tempranos en Florencia, Venecia, Génova, y más en ésta última en la que se produjeron, verdaderas obras de arte en cuanto a la confección de telas en terciopelo.

Este arte, es adoptado mucho después por los tejedores españoles, y en el siglo XVI, lograron una reputación para los terciopelos no muy inferior a la de las grandes ciudades italianas. En sus comienzos, el terciopelo, era una tela costosísima, y era tenido, como una de las grandes mercancías de lujo al igual que la seda. La pana, fue considerada el terciopelo del hombre pobre, la primera vez que fue producida. Según los sastres más afamados, la tela de terciopelo, es un tejido que a muchos les agrada, para los trajes, pero para que realmente quede bien, se deberá tomar unas precauciones especiales. Si observamos de cerca el terciopelo, veremos que está compuesto de hilitos muy finos tejidos unos junto a otros, pero que no están completamente verticales, sino que están ligeramente inclinados.

¿Donde podemos conseguir tela de terciopelo de buena calidad?

Y si pasamos la mano ligeramente por la tela, nos daremos cuenta que el pelo del terciopelo, se inclina para un solo lado, y si lo pasamos por la otra, veremos que la tela ofrece, una ligera resistencia, entonces la dirección correcta es fácil de averiguar, toquemos suavemente la tela en el sentido del hilo, de arriba hacia abajo y esta debe estar suave. Esta diferencia de texturas, no tendría mayor importancia si no fuera por el brillo que es lo que determina la dirección del terciopelo. Si colocaríamos, dos trozos de la misma tela de terciopelo juntas, pero uno de ellos con el pelo hacia la dirección correcta y el otro trozo en la dirección contraria, veríamos que es completamente diferente, ya que cuando uno brilla, el otro no lo hace. Entonces, para evitar que nos confundamos, a la hora de cortar la tela para confeccionar una prenda, conviene pintar unas flechas con jabón o tiza en el revés de la tela, en el sentido del pelo. Así cuando tengamos que cortar las piezas para la confección de un traje, o pantalón, sepamos para qué dirección corre el pelo.

tela-terciopelo-sillasSi ya tenemos una prenda de terciopelo, y no sabemos, cuales son las cosas que hay que tener en cuanta para una buena conservación de la tela, tengamos en cuenta esto: las etiquetas que traen las prendas son para tomarlas en cuenta, cómo lavarlas, como plancharlas, si llevan lavado con agua fría o caliente, si se las puede o no planchar, etcétera. Podemos lavar nuestras prendas de tela de terciopelo, únicamente si se trata de uno de fibras sintéticas, o de fibras de algodón, pero con los ciclos cortos de las lavadoras y sin centrifugado, puede que la tela pierda esa característica que lo hace ver tan suave al tacto, además siempre y cuando se utilicen jabones líquidos y no de los del tipo en polvo.

No debemos exponer al terciopelo al sol, y a temperaturas muy extremas de calor, perderían su brillo, no podremos exprimir para quitarles el exceso de agua durante los lavados, el tejido pierde textura. Si nos agrada tener una tela de terciopelo, prolijamente planchada, podremos hacerlo, pero solamente de al revés. Otras de las cosas que podemos hacer es que cuando nos duchemos y salga de la ducha el vapor característico del baño, podemos exponer a ese vapor al terciopelo, así se realzará la tela y su aspecto suave. Con éstos sencillos consejos, tendremos las prendas de terciopelo impecables, como a nosotros nos gustan.