blanqueria logo top
 
     
 

Tela de lienzo

Para comenzar explicaremos, para que sirve y que significa una tela de lienzo: como soporte a la pintura, y está confeccionado con telas de lino o de algodón, como así también se le llama comúnmente lienzo, a la obra en pintura artística una vez plasmada sobre la tela.

La tela de lienzo, así como la usa quien se dedica a la pintura artística, se coloca en un bastidor, de madera que muy bien puede ser de pino o maderas similares, este bastidor lleva un rebaje para evitar que se marque la tela. Las telas están preparadas minuciosamente con una imprimación universal y están listas para usar. Se las puede adquirir en algodón o en telas de lino, están recomendadas para la pintura al óleo, acrílico, alquidicios, óleo soluble al agua y temperas.

En reglas generales la tela de lienzo, lleva una etiqueta informativa, además de estar presentados con un envoltorio de papel film plástico para protegerlas durante el transporte. Se incluyen además, en muchas oportunidades, cuñas de madera para su posterior tensado. El lienzo, se prepara mediante la imprimación, para evitar que la pintura al óleo entre en contacto directo con las fibras del lienzo, lo que llevaría al deterioro del lienzo.

tela-lienzoSe trata de aplicar sucesivas capas de productos químicos, como la cola, glicerina, óxido de cinc, hasta llegar a obtener una superficie lisa, y por lo general en blanco, para luego poder aplicar las pinturas, al óleo o temperas, o acrílicos, etcétera. Tenemos que mencionar que para pintores principiantes, hay en el mercado, a muy bajo precio lienzos preparados que están pegados a un cartón, están disponibles solamente en determinados tamaños, y no están libres de ácidos, por lo que su vida es extremadamente corta, son los que se utilizan para hacer bocetos.

Si hablamos de las características de una tela de lienzo, podemos comenzar diciendo que dependiendo de las características específicas de la tela, su fragilidad, o del relieve de la trama, la superficie darán un diferente resultado en la finalización de la obra. Si hacemos un poco de historia, en el siglo XV, la tela era más fina, y más tarde se utilizó una tela con un tejido cruzado, mas gruesa. Las telas de lienzos clásicas, provienen del origen natural, como son las plantas de lino y de algodón. La tela de lino, es la considerada la mejor tela para los lienzos, es más fuerte, difícil de romperse, con una textura que la hace la mejor, y por lo tanto la más cara, pero la desventaja que tiene es que en los días de mayor humedad, suele aflojarse.

Las cualidades mas importantes de utilizar tela de lienzo

Tenemos que mencionar que los primeros lienzos eran de tela de lino, que eran de un color tostado marrón, muy resistente y de considerable potencia. Se considera al lino la tela que mejor se adapta para los lienzos, y en especial para las pinturas al óleo. El lino está combinado por un material de alta calidad, con lo cual sigue siendo, en nuestros días, un material muy elegido entre los artistas, especialmente entre los que están acostumbrados a trabajar y pintar al óleo. La tela de algodón, básicamente se estira más y tiene un tejido idéntico en toda su superficie, y a la vez es una alternativa más económica que el lino, otra de las ventajas que posee la tela de lienzo en algodón, es que no la afectan los cambios climáticos y en los días de humedad no se afloja, como lo hace el lino. Todos conocemos las texturas de las telas de algodón, y especialmente usadas para los lienzos del pintor, son mucho más absorbentes que las de lino, esa es una desventaja. Para el trabajo con las pinturas de acrílico, no sucede lo mismo, y son las que tienen más popularidad.

tela-lienzo-pintorEn cuanto a la tela de lienzo, en arpillera, son mucho más baratas que las anteriores nombradas, tanto así como también las de percal, muselina, o cáñamo, que se las puede fijar en tableros de madera, porque no poseen textura cerrada, lo que se dificulta el tensado en el bastidor. La tela de lienzo, puede estar fijada al bastidor, mediante un adhesivo, a un soporte sólido, que de la forma que se hizo desde la antigüedad, tensando telas sobre telas, pero también se la puede colocar en bastidores de madera, que son los marcos de madera reforzados en el centro por dos montajes al que se fija la tela gracias a unos trencillas que se atan a la espigas que rodean el borde del marco del bastidor.

Es a partir del siglo XVIII, cuando se la deja fija en el bastidor de madera, y más tarde con el advenimiento de las nuevas tecnologías, los bastidores industriales suplieron a los viejos y complicados sistemas, y estos fueron fabricados en serie. De la finalización del cuadro, depende el tamaño del bastidor de madera, así como es el será las dimensiones que tendrá la obra, si por ejemplo, tenemos un bastidor reforzado de madera apaisado, es así como será el cuadro. Utilizando un buen bastidor de tela de lienzo, tensado en forma pareja y como corresponde, el artista podrá pintar sobre ella.