blanqueria logo top
 
     
 

Manteles largos

En fiestas con amigos, reuniones, eventos, cumpleaños, casamientos y encuentros de todo tipo siempre hay comida de por medio. Y es que en nuestro país estamos muy acostumbrados a compartir almuerzos, cenas, tés, desayunos y otras comidillas en una buena mesa.

Para vestir estas mesas generalmente hacemos uso de manteles largos estampados, lisos, floreados, individuales, de lujo, de lino, de hilo, etc. Pero la realidad es que los manteles largos nunca faltan. Y es que al ponerle un toque como los manteles largos al espacio en donde vamos a comer, le estamos aportando a la reunión un toque de distinción y de calidez, y por qué no, de color. Los manteles largos que podemos encontrar en el mercado hoy en día son de excelentísima calidad y de variados precios y modelos. Todo depende de nuestros gustos, estilos y por supuesto la ocasión para la que vamos a comprar un mantel.

En realidad, los manteles largos suelen ser utilizados para eventos que tengan un cierto grado de formalidad; pero también es posible encontrarlos y usarlos en la intimidad de nuestras casas y en todos los festejos que queramos. Lo cierto es que siempre que concurrimos a un restaurante de categoría nos encontramos con lujosas mesas llenas de cubiertos de plata y vestidas con encantadores manteles largos. Es que ellos son realmente signos de distinción y prolijidad.

manteles-largosLa mayoría de los restaurantes que pertenecen a hoteles de cadenas muy importantes, recurren al truco del triple mantel. Esto es, poner un mantel base por debajo para que tape toda la mesa y sobre él manteles largos de color blanco o beige. Encima de éstos se suele poner un tercer mantel que generalmente es de alguna tela muy fina y sobre ellos un precioso candelabro para comer a la luz de las velas o bien un buen arreglo floral como centro de mesa. Los manteles largos además de dar la sensación de elegancia y buen gusto, nos sirven de elementos para disimular una mesa de mala calidad o que esté en malas condiciones. Muchas veces nos encontramos con que la fórmica que recubre la madera de la mesa está levantada, o que los chicos han pegado chicles en la parte de debajo de las mismas, o que quizás han quedado marcas por apoyar algún elemento caliente o peor aún, que el gato nos ha destrozado las patas jugando a los arañazos.

Manteles largos para fiestas

En estos casos lo mejor que hay es poner manteles largos para disimular las imperfecciones y así lograr que una mesa ordinaria y sin vida se vuelva el eje y centro de la reunión. Un aspecto a tener en cuenta que advierten los ambientadores de eventos y diseñadores de interiores es que al igual que las cortinas, es de buen gusto que si los manteles van a ser largos, que entonces tengan el ruedo de un largo un poquito mayor a la altura de la mesa. Es decir, queda precioso que las cortinas y los manteles hagan un efecto como de sobrante sobre el piso. Si no, dicen los expertos, es mejor utilizar telas que lleguen hasta una altura prudencial de los tres cuartos de la altura de la mesa. Si vamos a comprar manteles largos de lujo, no desesperemos. Son muy caros, pero hay otra solución. Podemos comprar un pedazo de tela en una retacería y hacerle el dobladillo con la máquina de coser para que quede más fino.

manteles-largos-clasicosSi no tenemos máquina y estamos apuradas, lo que podemos improvisar es un mantel hecho con la misma tela pero mucho más largo y sujetar los extremos cada veinte centímetros con un broche. Así le dará un efecto bombé al mantel y no se notará que no tuvimos tiempo de hacer el ruedo. Si eres una chica rápida y te gustan las cosas prácticas y sencillas no te queda más que ir a una blanquería y comprarte un mantel que puede llegar a costarte un poco más de 20 dólares. Lo que se puede hacer que queda muy bien es comprar un mantel liso, preferentemente de colores claros, de calidad media, barato y ponerle sobre él un lindo mantel como cubre mantel de algún lienzo refinado como el satén o el raso.

De este modo tendremos una exquisita mesa y la pasaremos de maravilla. Pero no hay que dejar de tener en cuenta todo aquello que hace a una mesa. Saquemos nuestra mejore vajilla y pongamos unas velas para crear un clima de ensueño en nuestra mesa. Así que amigas, no desesperéis. Sabemos que podemos hacer una reunión con nuestros jefes, amigos o seres queridos y ponerle todo ese glamour que siempre deseamos y que pensamos que sólo existía en los restaurantes de categoría y hoteles cinco estrellas, con un poco de imaginación, buen gusto, estilo y manteles largos, todo es posible.