blanqueria logo top
 
     
 

Manteles de hilo

Cuando tenemos una fiesta o una celebración, esperamos recibir a nuestros invitados con un lugar cómodo y agradable, estético a la vista. Para eso nos esforzamos porque nuestros amigos y amigas disfruten al máximo de la velada que vamos a ofrecer.

Y lo que nunca puede faltar en la decoración de un lugar en donde se realizará un evento es el mantel. Así es, los manteles y en especial los manteles de hilo son un elemento simple que puede cambiar por completo la decoración de un espacio. Una mesa cubierta con manteles de hilo puede realzar enormemente una mesa para nuestros invitados. Estos mismos existen desde hace ya mucho tiempo y se han vuelto muy populares en la época de nuestras abuelas. Es que el hilo, y por lo tanto también los manteles de hilo, han sido uno de los primeros materiales que se utilizaron en la industria textil.

Ya después de unos años con la aparición de los hiladores para confeccionar telas, la industria se volcó más hacia ese material debido a su resistencia y durabilidad. Pero los manteles de hilo son realmente encantadores. Los hay de diversos colores, tamaños, formas y hasta de distintos tipos de hilado. Uno de los hilados más reconocidos por su fineza y distinción es el hilado peruano que se convierte así en uno de los más costosos en lo que respecta a manteles de hilo.

manteles-hiloEste tipo de manteles suele utilizarse no sólo sobre las mesas de cena sino también se utilizan, en proporciones más pequeñas, como caminos de mesa, carpetas para mesas ratonas, etc. Y es que este material es tan fino y sofisticado que invita a nuestra imaginación a utilizarlo en diferentes espacios y ocasiones. Los manteles de hilo tienen un costo que supera ampliamente el precio de otro tipo de manteles como pueden ser los manteles de hule, plástico o liencillo.

El hilo es de por sí un material que cuesta dinero y que nos exige algunos cuidados. El dinero que invirtamos en uno o varios manteles de hilo tendrá que ver con el tamaño, el tipo de hilo, la trama y la calidad del mismo. Los hay de hilo sintético, que son realmente más baratos, y los hay de los hilos más caros y extravagantes traídos de lugares remotos como la India o Marruecos. Últimamente, con las tendencias en decoración étnicas y folk, ha aumentado en grandes cantidades la demanda de manteles de hilo y afines. Es el toque perfecto para terminar un "look" de un ambiente.

Caracteristicas principales de los manteles de hilo

Los que más se piden y se cotizan son los manteles de hilo en colores fuertes, pero al mismo tiempo opacos, con reminiscencias de la tierra y los colores que caracterizan a Oriente. Algunas cuestiones a tener en cuenta cuando adquirimos uno o dos manteles de hilo son las siguientes: debemos observar con detenimiento al momento de la compra la procedencia del material. Si es un mantel realizado en alguno de los países orientales que mencionamos o algún otro, nos garantiza un mínimo de calidad. En cambio, si está fabricado en China quizás debamos prestar más atención y poner más ojo en la calidad del producto. Por otro lado, una vez que lo adquirimos, tenemos que saber que estos manteles de hilo no son aptos para poner sobre ellos cualquier producto o elemento. Con esto ¿qué queremos decir? Que nos olvidemos de poner un refinado mantel de hilo sobre la mesa en donde los chicos probablemente se sienten a tomar la merienda o incluso donde nuestra pareja pueda apoyar su vaso de cerveza o copa de vino.

manteles-hilo-fotosSon elementos decorativos que requieren y necesitan de un cuidado especial por lo cual tenemos que pensar que si lo queremos lucir de todos modos sobre la mesa del comedor, quizás sea conveniente que lo cubramos con algún protector transparente o algo por el estilo. Y si no amigas y amigos, llenemos nuestra casa de posavasos y manteles individuales, cuestión de que los integrantes de nuestra familia o quienes estén en nuestra casa, se acostumbren a usarlos.

Por último, otra de las cuestiones importantes tiene que ver con el lavado y la limpieza de los manteles de hilo. Y esto ¿por qué? Porque el hilo tiene que tener un cuidado especial y una dedicación a la hora del lavado al ser telas tan delicadas y finas. Lo más conveniente es poner los manteles, con una frecuencia esporádica, en remojo para que sólo vaya desprendiéndose la suciedad. A esto podemos agregarle algún tipo de jabón para ropa fina como lo son esos jabones tan conocidos que tienen ingredientes específicos para cuidar la ropa o bien dejarlos un rato con jabón blanco. Lo importante es tratarlos con cuidado y no refregarlos, secarlos a la sombra y sin retorcer. Así nos garantizaremos un producto que nos dure por años y que se convierta, quizás, en una herencia familiar.