blanqueria logo top
 
     
 

Manteles decorativos

Cuando tenemos una fiesta ya sea un casamiento, un cumpleaños o una simple reunión en casa, corremos al armario a buscar un mantel para vestir nuestra mesa. Y es que los manteles decorativos le dan un toque de elegancia y sofisticación a nuestros eventos con ese solo detalle.

Una mesa sin mantel es signo de informalidad y poco esmero. Si nuestros invitados sienten que estuvimos en todos los detalles para brindarles una velada agradable, entonces nuestro trabajo será más valorado. Para ello podemos utilizar manteles decorativos de distintos tipos que acompañen el diseño y color de la vajilla. Lo importante de los manteles decorativos es que no desentonen con el estilo de servicio de mesa que utilicemos. Por ejemplo, si tenemos el cumpleaños de nuestro marido y viene toda su familia o bien nos comenta que su jefe va a venir a cenar y decidimos poner la vajilla de la abuela que celosamente guardamos en el diván, el mantel deberá respetar el estilo y buen gusto de los platos y todo aquello que pongamos encima. Los manteles decorativos son ideales para vestir una mesa con sólo desplegarlos sobre ella. Los hay en una gran y variada gama de colores, diseños, estampados y materiales. Cada material y diseño nos indica que es adecuado para tal o cual ocasión. Usualmente, puede verse en las casas manteles decorativos de plástico de hule que vienen reforzados con una capa de entretela para hacerlos más resistentes.

manteles-decorativosEstos manteles de uso casero o diario, como queramos llamarlos, son perfectos para el uso familiar ya que ante eventuales volcaduras o derrames (hecho que sucede prácticamente todos los días en una casa donde hay niños) pueden limpiarse con facilidad e incluso meterlo en el lavarropas sin ningún tipo de problemas.

Los diseños que suelen tener estos manteles decorativos generalmente están asociados a la naturaleza como pueden ser flores o frutas o bien animales de granja o alimentos. Los manteles decorativos un poco más formales suelen ser de otros tipos de telas o materiales. Los hay desde un lienzo de lo más comunes que son teñidos con anilina hasta los más elegantes y costosos de raso y satén. Es que todo depende del lugar y la ocasión. En muchos restaurantes de lujo y categoría suele haber un mantel liso (por lo general blanco) por debajo y por encima de éste un mantel de raso en algún color elegante y discreto.

Las diferentes clases de manteles decorativos

Estos manteles que vienen sin estampado alguno pero que son de una textura y una calidad inigualable, suelen ser los más costosos. Para realizar un mantel decorativo en nuestra propia casa no tenemos más que ir hasta la retacería más cercana y comprar un pedazo de tela que se adecúe a las medidas de la mesa que queramos vestir. El siguiente paso es hacerle el dobladillo con la máquina de coser y ya tenemos un mantel listo para usar. Si nuestra mesa es redonda y queremos hacerle manteles decorativos sólo tenemos que desplegarla en el piso y marcar un punto. Desde allí trazamos una línea del radio de la mesa y repetimos el procedimiento hacia arriba, abajo y el otro costado. Luego unimos los puntos con una línea curva y cortamos la tela. Sólo nos resta hacer el dobladillo y que nos queden listos los manteles decorativos ideales hechos por nosotros mismos. Si la técnica les parece poco seria y desean hacerlo con más precisión o sienten que no son tan prolijos como para que de este modo les quede bien, lo que se puede hacer es improvisar un compás uniendo dos palos por su extremo.

manteles-decorativos-disenosEn la punta de uno es necesario pegar y sujetar un lápiz y de ese modo podremos trazar una circunferencia perfecta sin margen de error. No debemos olvidar que los manteles decorativos suelen ser por lo general muy baratos dependiendo por supuesto de la calidad que elijamos. Por eso a no desesperar, si no queremos gastar mucho dinero y no tenemos máquina de coser o paciencia para confeccionar nuestro propio mantel, entonces corramos a un bazar donde los manteles decorativos abundan por doquier y elijamos uno entre la variedad existente, que se adecúa a nuestras necesidades y bolsillo.

También podemos encontrar en el mercado manteles decorativos descartables que sirven perfectamente para los cumpleaños de los chicos y pueden volver a utilizarse. Para terminar podemos decir, que el uso de los manteles que viene desde tiempos remotos es una forma de darle calidez y amor a nuestra mesa y a nuestras comidas. Compartir el almuerzo o la cena en una mesa a la que se le han puesto ganas en su armada da la sensación de confort y calidez que todos queremos. Así que a animarse y a dejar volar la imaginación para armar nuestros manteles divirtiéndonos con los colores, diseños, estampados y telas. Tratemos de darle un toque de color a nuestra mesa y por qué no, a nuestra casa.