blanqueria logo top
 
     
 

Fundas

Las fundas son algo fundamental para proteger tipos de muebles, almohadas, edredones, etc. Más allá de que la protección es el primer objetivo, las fundas muchas veces nos pueden servir también para decorar.

Por ejemplo, podemos reciclar almohadones que están en buenas condiciones en su relleno, pero no muy presentables en su exterior utilizando fundas nuevas. Esto nos puede permitir reciclarlos y volvernos a poner en nuestro servicio en el comedor y en la sala.

Existe más allá de la posibilidad de comprarlas, la posibilidad de realizar las fundas nosotros mismos, esto es especialmente idea cuando estas son de fácil realización como en el caso donde se utilizan para forrar almohadones. Aquí existe la posibilidad de plasmar nuestra creatividad y darle un toque personal a nuestras fundas. Nadie conoce mejor nosotros cómo combinar los almohadones de nuestros sillones con el resto del living, por eso si estamos buscando remodelar nuestros almohadones, hacer las fundas nosotros mismos puede ser una opción para que queden perfectos, y totalmente acordes a nuestro ambiente. Las fundas para almohadas también es un área donde podremos innovar nosotros mismos.

fundasLa confección de este tipo de fundas realmente no presta tanta dificultad. Además es medianamente económica debido a que no necesita tanta tela. Para elegir las telas a los mejores precios es una buena opción comprarla por metro en alguna casa de telas, en especial si es de venta directa de fábrica. Luego, lo que sí pensamos hacer nuestras propias fundas tendremos que considerar que necesitaremos elementos que, si no nos dedicamos a coser, no tendremos regularmente en casa, como por ejemplo una máquina de coser.

Habrá que pensar esto con anticipación para poder pedir los elementos faltantes prestados. La confección de las fundas es algo bastante fácil, sin embargo hacer nuestras propias fundas para edredones ya es un poco más complicado. Este es un trabajo de más complejidad, con más precisión y que necesita también una mayor cantidad de tela. Sin embargo, esta también puede ser una opción si no encontramos modelos que nos agraden. Si nos decidimos a comprar fundas de edredones hechas, muchas veces las empresas nos ofrecerán las mismas en juegos. Las fundas en general muchas veces se venden en conjunto, por lo cual podemos llegar a encontrar aquellas para edredones y también para almohadas en un mismo paquete. El hecho de comprar directamente un paquete nos libera del hecho de tener que andar pensando cómo mejor combinar estas dos coberturas.

Los diferentes usos que se les da a las fundas

fundas-variasUna de las fundas más populares de edredones es la funda nórdica. Esta es una funda lavable que se suele rellenar de material de abrigo para sustituir a las mantas. Muchas veces, si el material de abrigo que esta funda tiene en su interior es lo suficientemente bueno podremos tener en una funda todo el abrigo que necesitamos, prescindiendo de una acumulación de pesadas mantas.

La razón por la que la gente elige cada vez más fundas nórdicas es el hecho de que son lavables por si solas, independientemente del material con el cual se las rellene. Por esta razón lavarlas se muy fácil comparado con lo que cuesta lavar ciertas mantas. Las fundas, incluso, se pueden lavar directamente en el lavarropas y poner a colgar al sol para restituir directamente a la cama cuando estas estén secas. Las sillas de comedor y los sillones son otras piezas que también pueden llevar funda. A nivel comercial, las fundas de sillas se utilizan para las fiestas o casamientos, donde estas le dan un aspecto angelical y agradable a estas simples piezas de mobiliario.

Sin embargo las fundas de sillones son algo más regular dentro de nuestra casa. Muchas veces el forro del sillón es extremamente delicado, por lo cual para el uso de todos los días del mismo nos decidimos por poner una funda. Aquí la funda es más compleja que para otro tipo de cosas.

Esta tiene que contemplar la forma del sillón. Por esta razón cuando vamos en busca del sillón es importante, más allá de tener claras las medidas del mismo, tener clara también la forma y sus particularidades: el tipo de asientos, de apoyabrazos, las particularidades del respaldo, etc.

Cuando recibimos visitas podemos entonces optar por retirar la funda y mostrar el sillón original, sin embargo la funda lo cuidará cuando no sea necesario exponerlo. Además, la funda de sillón ayuda a protegerlo, no solo del desgaste, sino también de la suciedad y el polvo del ambiente. En especial cuando hay niños en la casa que tiene la costumbre de sentar con zapatillas arriba del sillón. Realmente si queremos que el sillón realmente nos dure una funda rústica no será para nada una mala opción. Incluso conviene asesorarnos por fundas directamente donde compramos el sillón. Esto probable que aquí tenga las medidas y el tipo de exacto de funda que nosotros necesitaremos.