blanqueria logo top
 
     
 

Tipos de almohadas

El género de las almohadas hoy en día nos ofrece cada vez más posibilidades. Ya no hay una sola almohada sino que existen varios tipos de almohadas diferenciables especialmente por su relleno. El exterior de las almohadas suele ser por lo general similar. Para las fundas se suele utilizar algodón o también fibra sintética.

Por lo general las fundas suelen ser una mezcla entre algodón y poliéster. Esto hace que la funda se seque más rápido que si fuese de algodón puro. Por esta razón se utiliza la mezcla. A continuación veremos los rellenos más comunes que hacen los diferentes tipos de almohadas con sus ventajas y sus desventajas. La pluma es uno de los rellenos naturales más cómodos para utilizar en las almohadas. La pluma ofrece la excelente ventaja de adaptarse perfectamente al cuello, lo que crea una sensación de comodidad y confort al apoyarse que no muchas almohadas dan. Sin embargo estos tipos de almohadas tienen un problema: la pluma es realmente calurosa. Esto hace que a veces en verano sea un poco incómodo dormir con una de estas almohadas.

Hoy en día las almohadas desarrolladas con alta tecnología en espumas como la viscoelástica tratan de imitar el soporte de las almohadas de pluma. De hecho logran este cometido y superan la pluma en un sentido, debido a que las almohadas viscoelásticas tienen espuma con memoria. Esto quiere decir que recuperan su forma original una vez que quitamos la cabeza. De esta manera la almohada pasa un largo tiempo de vida sin deformarse manteniendo la forma ideal. Los diferentes tipos de almohadas ofrecen distintos beneficios.

tipos-almohadasLas viscoelásticas que mencionábamos en el párrafo anterior tienen además de lo descripto una tela que les permite respirar con facilidad de manera que la almohada no junta calor y está siempre fresca por dentro y por fuera, lo que también fomenta que se mantenga limpia. Las almohadas de látex son otras almohadas confeccionadas con un material natural. Estos tipos de almohadas tienen propiedades similares a las almohadas viscoelásticas, sin embargo cuentan con la diferencia de que , según muchos clientes, se sienten mucho más suaves que estas últimas tanto al tacto como al recostarse. El único problema con estos tipos de almohadas son las alergias. Muchas personas son alérgicas al látex, por lo cual habrá que tomar el recaudo de averiguar si somos alérgicos a este material. Al contacto del látex con la piel, una persona alérgica al mismo puede desarrollar picazón acompañada de manchas coloradas u otro tipo de reacción en la piel.

En caso de haber desarrollado una alergia por la utilización de esta almohada será fundamental consultar al médico. Por lo general las almohadas de látex van envueltas en a funda propia de la almohada y en una segunda funda que le solemos poner, sin embargo conviene hacer la aclaración sobre las alergias en caso de que en algún momento tengamos contacto directo con la almohada. Hasta ahora hemos mencionado varios modelos, pero ninguno de ellos muy económico. ¿Qué almohada utilizada la mayoría de la población? Para aquellos que estén buscando una almohada sencilla y con soporte, podemos recomendar las almohadas de poliuretano. Estas son las almohadas más comunes y las que se consiguen a un precio accesible en locales y supermercados. Habrá una precaución importante que habrá que tomar sin embargo antes de comprar estas almohadas: asegurarnos que el relleno esté más o menos firme. Estos tipos de almohadas no siempre son fabricados por empresas de calidad, y a veces las empresas ponen una cantidad de relleno inadecuada que hace o almohadas muy blandas o almohadas muy duras. Por eso tendremos que chequear que esta almohada tenga un relleno óptimo.

tipos-almohadas-comodasSi no sufrimos de ninguna patología de cuello ni de espalda no tendremos problemas con las almohadas de poliuretano. De hecho serán una excelente solución. Para aquellos que sí padecen problemas a nivel cervical, dorsal o lumbar existen las almohadas terapéuticas. De estos tipos de almohadas las más conocidas son las cervicales. Estas suelen tener forma de medialuna y se colocan alrededor del cuello de forma de obtener un buen soporte y estabilización de la zona cervical.

Con la almohada cervical la cabeza se mantiene en posición de forma que las vértebras cervicales sigan la línea del resto de la columna. Además la almohada previene el aplastamiento de las vértebras y la compresión medular por el peso que ejerce la cabeza. Así como existen las almohadas cervicales también existen las almohadas de la zona lumbar: estos tipos de almohadas son principalmente utilizadas por las embarazadas y aquellos con molestias a la altura de los riñones para apalear el dolor. Muchas veces las almohadas que se utilizan en la zona lumbar son térmicas, de manera que se aplica terapia de calora esta zona con el fin de aliviar el dolor y llevar un poco de confort a quien padece la molestia.