blanqueria logo top
 
     
 

Almohada sensorial

La almohada sensorial es una variedad de almohada creada con tecnología que ha sido desarrollada en la NASA. La almohada sensorial contiene un relleno de poliuretano trabajado con esta tecnología especial que le da la siguiente virtud: el relleno, tras haberle ejercido presión recobra lentamente su forma.

Es como si el material tuviese una especie de memoria que los volviera a su estado original. A su vez, cuando ejercemos presión, apoyando la cabeza en la almohada, esta no genera presión sobre ningún punto de la columna, no comprime las vértebras a nivel cervical. Esto se define por lo general como una sensación de ingravidez que la almohada sensorial nos da. Muchas veces, aunque la almohada sensorial sea realmente beneficiosa al momento del sueño, suele costarnos el hecho de cambiar de nuestra almohada normal a esta nueva. Muchas veces, estamos tan acostumbrados a la sensación de peso y presión que sentimos al recostarnos sobre nuestra almohada, que la sensación de ingravidez que nos proporciona una almohada sensorial al principio puede ser desconcertante.

Sin embargo no debemos olvidar que esta sensación a la cual estamos tan acostumbrados, finalmente terminará perjudicando nuestra columna. Por lo cual deberemos eventualmente poder adaptarnos a la almohada nueva. Lo que podemos hacer es comenzar a alternar entre la almohada vieja y la nueva, a fin de que el pasaje de una a la otra no sea tan brusco. Muchas veces ocurre que la gente quiere cambiar radicalmente de una noche de la otra su almohada común por una almohada sensorial: lo que ocurrirá si hacemos esto muy rápido, es que debido a la falta de acostumbramiento tendremos problemas para conciliar el sueño.

almohada-sensorialPor eso, para no perder noches de sueño lo que deberemos hacer será comenzar utilizándola de a ratos, por ejemplo, durante la siesta si es que tenemos la posibilidad, para comenzar a ver cómo se siente. Debido a la calidad de las fibras y a la alta tecnología utilizada en la confección de la almohada sensorial, esta tiene realmente una larga duración. La almohada, al sacarle la presión recobra su posición original y esto es así realmente por un largo tiempo. Esta tiene que estar realmente desgastada para dejar de responder, sin embargo esto ocurre tras muchísimo tiempo de uso. De esta manera podemos decir realmente que una almohada sensorial es una inversión a largo plazo. Como cualquier inversión a largo plazo, una almohada sensorial tiene un costo que está por encima del precio de una almohada común.

¿Qué es una almohada sensorial?

Muchos podrán argumentar que con lo que pagamos por una almohada sensorial podremos comprar muchas comunes, sin embargo habría que discutir si una almohada común nos puede proporcionar los beneficios de una sensorial. Podemos conseguir, en tiendas online, una almohada sensorial de tamaño medio por aproximadamente 35, 40 dólares. Hay una pregunta que muchas parejas en búsqueda de nuevas almohadas se hacen: ¿se puede compartir una almohada sensorial? ¿Conviene comprar almohadas sensoriales largas para dos personas? Generalmente esta no es una buena idea por el hecho de que esto l le quita a cada miembro de la pareja independencia para moverse libremente en la cama. Por ejemplo, si uno tira de la almohada en el sueño y el otro está dormido sin darse cuenta, probablemente este quede por horas en una mala posición. Siempre conviene que la almohada, aunque más pequeña, sea independiente y que cada uno la pueda controlar a su gusto. Hasta aquí hemos mencionado la almohada sensorial clásica, aquella que se utiliza para dormir.

almohada-sensorial-tecnologicaSin embargo esta no es la única. Cuando se probó que esta tecnología realmente respondía y realizaba mejoras importantes en la calidad del sueño de las personas, la misma tecnología de la memoria sensorial fue aplicada para diseñar otro tipo de almohadas: aquellas para el cuello, espalda y cintura.

Por lo cual hoy en día podemos encontrar esta tecnología al servicio de lidiar con dolor de cuello crónico, molestias a nivel dorsal o también a la altura de la cintura. Aunque muchas veces se utilizan para tratar dolores crónicos, estas almohadas específicas para contener las diferentes partes de la espalda pueden ser también utilizadas solo con el fin de estar más cómodos.

Por ejemplo, muchas personas llevan su propia almohada sensorial cervical cuando deben realizar un largo viaje en micro y también en avión. Muchas veces en estos asientos la cabeza nos pude quedar colgando, por lo que esta puede ser una buena manera de contrarrestar este efecto, y evitar cualquier tipo de contractura. Muchas veces en los viajes quedamos realmente extenuados al llegar a destino y haber pasado muchas horas en una mala posición del cuello. Esto hace que no tengamos ganas de hacer nada, y perdamos tiempo del viaje, el cual ya a veces es de por sí corto. La almohada sensorial cervical nos da la posibilidad de aprovechar el tiempo en el micro o el avión para descansar, de forma que podamos estar lúcidos y renovados una vez que llegamos a destino.