blanqueria logo top
 
     
 

Almohada para dormir

El momento del día en el cual dormimos es uno de los más importantes para conservar una buena salud. Un buen sueño es necesario para poder afrontar de manera certera los momentos de vigilia: muchas veces cuando dormimos mal esto se refelja en nuestra actitud durante el día: estamos cansados, aturdidos y muy irritables.

Si los problemas del sueño se vuelven algo regular en nuestra vida, las consecuencias pueden llegar al nivel de afectar profundamente nuestro sistema inmunológico, generando una baja de defensas. Esto, junto a un ritmo de vida agitado y una mala alimentación pueden hacernos proclives a diversas enfermedades. ¿Qué es lo que necesitamos entonces para un buen sueño? Una buena almohada para dormir puede ser un factor que contribuya a mejor la calidad de nuestro reposo. La almohada para dormir, en sus diferentes versiones, es algo que realmente todos conocen. Puede que uno no esté familiarizado con algún tipo de almohada específica, como la almohada para la zona lumbar de la columna, o la almohada cervical, pero la mayoría de la gente utiliza a diario una almohada para dormir.

almohadas-para-dormirDebido a la amplísima diversidad de ofertas en este tipo de almohadas, muchas veces no sabemos cuál elegir, ¿cuál será entonces la mejor almohada para dormir? En primer lugar podemos decir que la almohada para dormir que utilicemos dependerá de nuestra posición al momento del sueño. Para dormir boca arriba, por lo general se recomienda una almohada que haga que nuestro cuello siga una línea normal, sin extenderse innecesariamente hacia arriba ni hacia abajo. Muchas veces algunas personas utilizar para dormir las mismas almohadas que utilizan para la vigilia para las actividades de lectura. Aquellos que duermen boca arriba con una almohada excesivamente gruesa sobreextienden su cuello innecesariamente, razón por la cual luego de un tiempo pueden comenzar a aparecer dolores debido a esta posición.

Si al momento del sueño decidimos posicionarnos de costado, veremos que una almohada para dormir fina, como la que se recomendaba en el caso anterior, no será la mejor opción. Con una almohada fina y durmiendo de costado, el peso de nuestra cabeza caerá sobre uno de nuestros hombros haciendo que la columna se flexione. Por eso para dormir de costado es ideal una almohada gruesa. De esta manera el cuello se mantendrá en la misma línea que el resto de la cabeza evitando cualquier tipo de desliz que nos lleve a una mala posición.

¿Cómo debe ser una almohada para dormir?

Con respecto la posición boca abajo al momento del dormir, podemos decir que esta es bastante perjudicial. Es acostarse boca abajo hace que la curvatura de nuestro cuello se modifique y se tuerza, debido a que debemos apoyar la cabeza sí o si para alguno de los dos lados. Lo ideal para aquellos que duermen boca abajo sería utilizar una almohada para dormir adaptando la forma de la misma a nuestra cabeza de modo que nuestro cuello quede proporcionado con nuestros hombros. Los expertos afirman que no existe tal cosa como la almohada ideal, sin embargo una buena almohada para dormir es por lo general aquella que conserva una buena posición de la columna. El hecho de que esta sea más dura o más blanda dependerá también de la posición en la cual durmamos. Por lo general es bueno tener una almohada de densidad media: ni muy rígida ni extremamente blanda. Una pregunta que muchos se hacen tras un largo tiempo de tener la misma almohada para dormir es: ¿cuándo llegará el tiempo de cambiarla? ¿La tendré que cambiar y no me estaré dando cuenta? Bueno, podríamos decir que el ojo humano tendría que ser un buen juez de esto.

almohadas-para-dormir-comodasCuando ya vemos que la almohada no recobra su forma inicial, y que se está marcando en su hundimiento con un patrón evidente, probablemente habrá llegado la hora de cambiarla. Dormir con una almohada muy desgastada, lo hagamos en la posición que lo hagamos, también podrá perjudicar nuestra salud. Con respecto a los materiales, hoy en día hay muchas tecnologías puestas con los fines de desarrollar nuevas y mejores almohadas para dormir: las diferentes tecnología, como por ejemplo, la almohada viscoelástica, la de latex, etc difieren bastante. Para comprar una de estas almohadas para dormir, habrá que considerar el peso y la altura de la persona que la va a usar para saber cuál comprar exactamente.

Estas aseguran un buen descanso, pero tampoco son las únicas. No es necesario valerse de las más altas tecnologías a la hora de comprar una almohada para dormir si queremos obtener un buen descanso. A veces una almohada simple, pero en cuya decisión de compra hayamos balanceado todos los factores importantes, como la posición del dormir, puede ser una opción muy efectiva. Solo es cuestión de averiguar qué es lo más conveniente según las costumbres del dormir de cada uno.