blanqueria logo top
 
     
 

Almohada antiacaros

Las alergias son un problema que enfrenta un número poblacional mucho más grande del que a veces imaginámos Muchos luchan contra ellas durante todo el día, sin embargo cuando llega la hora del sueño, realmente quieren relajarse y no tenerse que preocupar por este tema.

Aquí es donde entran en acción las almohadas antiácaros. Los ácaros son unos arácnidos muy pequeños. Muchas veces estos pueden medir solo algunos milímetros o ser microscópicos, pero son los responsables de muchísimas alergias. Es muy común que los ácaros vivan en almohadas, colchones y edredones, por lo cual hay que estar preparado para combatirlos. Una de las formas de mantener los ácaros alejados de nuestra ropa de cama es, por ejemplo, con una almohada antiacaros. ¿De qué consta una almohada de estas? Una almohada antiacaros nos protege debido a que cuenta con una fibra especial en su interior con acción bactericida y fungicida que impide la reproducción de los ácaros. Esto nos asegura que estaremos libres de ácaros y siempre protegidos.

Por lo general las almohadas antiacaros tienen un cierra con cremallera lavable que permite que no estemos directamente en contacto con el material bactericida. La funda, una vez que se ensucia se saca y se lava. De esta manera también mantenemos limpia la parte externa de la funda. Con respecto a las medidas, la almohada antiacaros, como muchísimas otras opciones nos ofrecen la posibilidad de elegir su tamaño.

almohada-antiacarosExisten las simples para las camas de una sola plaza y las dobles para aquellas de dos plazas. Más allá de la almohada antiacaros tradicional, existen las fundad para este tipo de almohadas. Estos cobertores nos ofrece por lo general la frescura del algodón brindándonos importantes características antialérgicas siendo una barrera impenetrable, además de para los ácaros para otros alérgenos ambientales.

Debido a que las alergias pueden llevar a problemas de salud realmente graves, como por ejemplo, complicaciones respiratorias, tomar buenas precauciones con respecto a las almohadas es una buena manera de prevenir estos problemas. También es ideal complementar nuestra almohada antiacaros también una colcha similar y si se puede también con un colchón de este tipo. ¿Por qué insistimos en esto? Porque realmente será complicado mantener los ácaros alejados de nuestra ropa de cama si hay una parte que está protegida contra los mismos pero otra no, por esta razón más allá de cuidar la cara con una almohada antiacaros, tenemos que asegurarnos que toda la cama esté libre de ellos.

Las ventajas de utilizar una almohada antiacaros

Estos consejos de protección tienen que ser tenidos en cuenta especialmente por aquellas personas que padecen alergias graves o afecciones respiratorias comprometedoras como el asma. Con respecto a la conservación del estilo podemos decir que la almohada antiacaros y su funda se puede conseguir en diferentes colores: no hay necesidad de que estas sean blancas. Además, generalmente es muy suave debido a que está hechas en gran proporción con algodón lo cual será realmente cómodo a la hora de apoyar la cabeza. Las medidas más pequeña de una almohada antiacaros comienza en 70cm y se va agrandando aproximadamente de a 5 cm. A su vez, a medida que buscamos almohadas más grandes los precios van subiendo. Sin embargo las diferencias entre las almohadas antiácaros y las normales no son tan significativas, de manera que no será un esfuerzo muy grande cambiarlas para comenzar mejorar la calidad y el estado de nuestra ropa de cama en general. En su interior generalmente una almohada antiácaros estará fabricada de poliéster y en su exterior de algodón.

almohada-antiacaros-saludablesExiste un tipo de poliéster especial que muchas empresas de almohadas están utilizando hoy en día: este se llama fiber ball y consiste en fibras de esferas independientes.

Estas brindan el máximo nivel de confort. Una almohada antiacaros con fibras fiber ball se adaptará perfectamente a la forma y el peso de la cabeza, debido a que las esferas independientes se correrán para cubrir los espacios vacíos entre la espalda y la cabeza garantizando el máximo confort. Esta es una característica ergonómica fundamental en una almohada: un buen sostén al cuello. Solo por el hecho de estar tratando aquí el tema de almohadas antialérgicas no quiere decir que podamos descuidar un aspecto tan fundamental como es el sostén que la almohada nos debe dar para favorecer una buena posición. Como mencionábamos anteriormente, en caso de sufrir algún tipo de alergia toda la ropa de cama deberá estar protegida contra los ácaros, sin embargo la almohada antiacaros es una de las prioridades debido a que la piel de la cara es extremadamente sensible, y donde las alergias pueden causar realmente estragos. Por eso conviene atacar este problema de raíz y cambiar todas nuestras almohadas por aquellas antiácaros. Asimismo la limpieza y la ventilación del ambiente serán asimismo factores fundamentales si queremos preservar condiciones ambientales que fomenten la salud dentro de nuestra habitación.